CRISIS SOBRE CRISIS

Ya auguraba hace dos años que querían volvernos siervos de la gleba, pequeños esclavos al servicio del gran capital; servidores serviles de empresarios sin escrúpulos que en nada valoran la entrega del trabajador a su causa durante años y que prefieren cambiarlo por dos con contratos basura y salarios de miseria. Pretenden convertirnos, si no lo han hecho ya, en pueblos aborrregados que no protesten ni siquiera cuando le quitan el pan de la boca por miedo a que también les quiten el agua y la casa donde malviven.

El hambre de los insaciables especuladores nos lleva ahora de crisis en crisis para conseguir que pensemos cada día en que "mejor como estamos" porque mañana será peor. Estos desesperanzadores profesionales quieren hacernos ver que la cosa está tan mal como nos la están pintando ellos cada día, pero yo estoy convencido que existe la solución y ésa pasa por que se aplique la ley para todos por igual, que el que robó millones y lo pescaron, pague a tenor de lo que hizo y no comience a redimir su pena hasta que los devuelva. Por que se obligue a los bancos a devolver lo que recibieron gratuitamente poco a poco y, mientras tanto, a que lo pongan en circulación, por que desaparezcan los políticos profesionales, que nadie pueda comer de la política (incluyendo los consejos de administración, las cúpulas de empresas públicas, entes paraestatales, institutos de observación etc etc.) más de doce años; por que sus beneficios, cotizaciones y pensiones tengan las mismas condiciones que todas; por que se cree una banca pública (compatible con la privada) que se ponga al servicio del bienestar de los ciudadanos y las instituciones y no al contrario...

Podría seguir proponiendo cosas hasta la saciedad, pero no quiero aburriros ni aburrirme, sólo decir que la esperanza existe y que no viene sola, que tenemos que luchar -como siempre se hizo- para conseguir pintar de verde nuestro futuro y que eso sólo es posible si no logran convencernos de sus postulados por más que nos martilleen desde unos medios que ellos dominan y si nosotros -cada uno de nosotros- convence al que tiene al lado de que no siga pasando del tema y se implique cada día haciendo algo, por poco que sea, en su propio entorno para hacer este mundo algo mejor.